Categorías
Reproducción asistida

Transferir uno o dos embriones en una FIV

Transferir uno o dos embriones es uno de los temas más delicados al someterse a un tratamiento de fecundación in vitro (FIV, ICSI). El número de embriones a transferir  puede generar beneficios y también riesgos, por lo que se trata de una decisión importante importante.

De manera habitual, nuestras pacientes nos preguntan qué les recomendamos, si transferir un embrión o dos. En nuestra Clínica Ginecológica GINFER en Zaragoza lo tenemos claro; excepto en caso es excepcionales, transferimos un único embrión.

POR QUÉ RECOMENDAMOS TRANSFERIR UN ÚNICO EMBRIÓN

El objetivo de un tratamiento de fertilidad, bien sea una fecundación in vitro o una ovodonación no es sólo el embarazo, sino llegar a término. Es decir, dar a luz a un bebé sano minimizando los riesgos para la madre. Para esto, contamos con un gran equipo con la experiencia y últimos recursos tecnológicos que permite analizar y escoger el mejor blastocito con mayor posibilidades de implantación en útero.

La posibilidad de tener un embarazo doble en tratamientos de fecundación in vitro es superior respecto al embarazo natural. Esto se debe al tratamiento de estimulación de estumulación ovárica al que se someten la pacientes.

LEY DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

En España, según la Ley 14/2006 sobre Técnicas de Reproducción Asistida está permitido transferir un máximo de 3 embriones. Muchas pacientes en Fecundación in vitro (FIV) nos decís de transferir más de un embrión, pero a día de hoy,tiene prácticamente la misma tasa de éxito que transfiriendo varios gracias a la buena selección embrionaria.

Para mujeres con edad superior a 40 años, recomendamos realizar un Diagnóstico Genético Preimplantacional DGP. A través de esta medida, estudiamos la genética de los embriones obtenidos a través de la punción en una FIV, y transferimos a la mujer los que resultan cromosómicamente corrector tras el análisis.

RIESGOS DE UN EMBARAZO MÚLTIPLE TRAS UNA FIV

Cualquier embarazo múltiple aumenta el peligro de tener problemas durante el embarazo e incluso en el parto. Tanto para la salud del bebé como para la madre. Se valora que más de un tercio de los embarazos gemelares tienen algún contratiempo. Algunos de los riesgos más frecuentes son los siguientes:

  • Nacimiento Prematuro. Más de la mitad de los nacimientos de dos bebés son prematuros. Cuanto más números fetos existan en el embarazo, mayor es el riesgo de nacimiento prematuro. Esto hace que algunos bebés nazcan con algunos órganos sin terminar de formarse. Cuanto más prematuro sea el nacimiento, más graves podrán ser los problemas para el recién nacido.
  • Hipertensión gestacional. La alta presión sanguínea puede incrementar las posibilidades de desprendimiento prematuro de la placenta.
  • Defectos de nacimiento. Existe un mayor riesgo de desarrollar anomalías congénitas.
  • Aumento de riesgo de aborto
  • Hemorragias postparto. El aumento de la superficie de la placenta y del útero ponen a la madre en riesgo de sangrados excesivo después del parto.
  • Parto por cesárea.

Es imprescindible tener un buen control ginecológico regular sobre todo si se trata de este tipo de embarazos.

CRITERIOS PARA DECIDIR SIN TRANSFERIMOS UNO O DOS EMBRIONES

A pesar de apostar por la transferencia de un único embrión, siempre hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Calidad embrionaria.
  • Estadio embrionario (día 2, día 3, blastocisto)
  • Edad de la paciente
  • Resultado de ciclos anteriores
  • Receptividad endometrial
  • Óvulos propios o donados
  • Calidad de los óvulos

En nuestra Clínica la decisión final será tomada por nuestros pacientes siempre aconsejados por nuestra ginecóloga Ana Fernández. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *